Tras la nota roja

quiero, yo también
abrazo, la furia
del dios que no nos vio nacer
y un reclamo imposible
en recompensa

Ahora, por qué sí
dar la muerte a su hijo

quiero ser
plaga y cordero
nunca más
estrella de la mañana
y de la noche, quiero
me dé tu venganza

¿por qué no cae por ti

fuego del cielo?

palabra que no se escribe
no responde
no reconoce tu nombre
ni acepta mi plegaria
como enmienda de la tuya

cordero, falso hijo del sacrificio
por ti no vendrá
el fuego secreto
ni extenderá su ley

pero yo te ofrendo
mi promesa escrita
en su arena:

sin tregua,
responder al silencio,
tras tu sacrificio, por lo siglos

ardiendo yo.

--

--

Ana Karen Degollado

Escritora del desierto y Filósofa. No sé nadar, pero hago poesía y ensayo.